Volver al listado

LA SOSTENIBILIDAD COMPETITIVA

21 Septiembre 2020

Iniciamos este blog de Sofiver, una nueva iniciativa empresarial para empoderar a las pymes hacia la sostenibilidad competitiva, en un contexto marcado por grandes incertidumbres, significativas transformaciones sociales y económicas en perspectiva, pero también grandes oportunidades económicas. Como siempre, la clave está en ver el vaso medio lleno o medio vacío.

En ese contexto, la SOSTENIBILIDAD COMPETITIVA es un objetivo de la Unión Europea, que, integra la transformación hacia una economía verde y digital, y el mantenimiento de la competitividad económica asociado al  Green Deal.

El Green Deal se ha convertido en el nuevo paradigma del crecimiento europeo y palanca para el relanzamiento económico post-covid, cuyo objetivo es la consecución de la neutralidad carbono en 2050. Su realización supone afrontar una transformación económica y social “sin precedentes” en palabras de Ursula von der Leyen, Presidenta de la Comisión europea. Así, tanto, las políticas públicas (energía, empresa, transporte, economía circular…) como los mecanismos financieros previstos para los próximos años (Marco Financiero 21-27, Invest EU, Next Generation) van a alinearse con aquel objetivo.

En segundo término, la transformación digital que conlleva el acceso a la era digital, según se desprende de las estrategias europeas en materia de inteligencia artificial, de datos o de la política industrial, pretende dotar a las empresas, de los medios y de las tecnologías digitales disruptivas dirigidas a la solución de problemas en sectores de gran impacto socioeconómico (ej: sanitario, agricultura, transporte o energía), a la generación de procesos más eficientes o a la capacitación de las personas. Ello va a traer consigo, el desarrollo de nuevos productos, servicios y modelos de negocios, la configuración de nuevos empleos, actualmente inexistentes, o el paso a una producción circular. Sobre el impacto de esas innovaciones tecnológicas, sociales y medioambientales, el WBCSB aporta una interesante visión en el estudio publicado recientemente "Innovations that could shape and transform 2020-2030”.

 

La transformación verde y digital europea, es de especial relevancia para las pymes, que representan el 50% del PIB europeo y dos tercios del empleo. Por ello, desde la Comisión europea, se ha diseñado una estrategia destinada a alcanzar la sostenibilidad competitiva de aquellas, en coherencia con el Green Deal, el plan de economía circular y el pilar europeo de derechos sociales.

La sostenibilidad competitiva de las pymes, integra, en primer término, las perspectivas económica, ambiental y social junto a la transición a la digitalización. En la actualidad, según datos del Eurobarómetro, un ¼ de las pymes europeas ya ofrecen productos y servicios ecológicos y las empresas de la economía social, ya aportan beneficios a las comunidades locales.

Así, los retos de las pymes, se centran principalmente en la dificultad de transitar a modelos de negocios más sostenibles, a las barreras administrativas y legales cuando intentan negocios más eficientes en el uso de recursos, el conocimiento de los riesgos del clima y otras presiones ambientales y la preferencia de los consumidores hacia prácticas y comportamientos más sostenibles, aspectos claves para el crecimiento.

En paralelo, la transición digital, ofrece a las pymes oportunidades de mejora de procesos de producción y la capacidad de innovar productos y modelos de negocios, pero, actualmente, de  acuerdo al Informe Grupo de Trabajo Innovación Digital, 2018 de la DG Connect, solo el 17% de pymes europeas han integrado con éxito tecnologías digitales en su negocio frente al 54% de las grandes empresas. Esa situación se debe esencialmente a las dudas sobre la elección de la estrategia empresarial digital, la infrautilización de datos, y la vulnerabilidad frente a los ciberataques.

En último término, el acceso a la financiación de las pymes viene a completar los retos de la transformación, más aún a la vista de los déficits actuales estimados por la comisión europea, entre 20.000-35000M€ el gap entre las necesidades de las pymes y la financiación acordada (datos de 2018), ámbito donde la Unión europea está inmersa en un proceso de alcance  normativo y técnico ( véase el Reglamento 2020/852 sobre las inversiones sostenibles o el informe final de la taxonomía de actividades ambientales sostenibles) para redirigir los flujos de capital hacia la inversión y financiación sostenibles en consonancia con los objetivos del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

En conclusión, la sostenibilidad, tanto en su concepto teórico como aplicación práctica en las empresas, se ha desarrollado sobre un enfoque transversal de aquellos aspectos sociales, ambientales y de gobierno, persiguiendo objetivos referidos a los valores empresariales, reputacionales, a la limitación de riesgos o la identificación de oportunidades de negocio.

La encrucijada presente unida a los desafíos que conlleva a transformación ecológica y digital de la economía en general, y de las empresas en particular, nos sitúa ante nuevas variables que inciden, en tres direcciones, en la comprensión y evolución de la sostenibilidad de las empresas; a) hacia una mayor integración de la sostenibilidad en el entorno tecnológico disruptivo b) hacia una consideración de los impactos y riesgos climáticos, que pueden afectar ,entre otros, al funcionamiento y la organización de la cadena de valor  de la empresa, así como  a su viabilidad económica y c) ser clave en el acceso a la financiación de proyectos.

Esta aventura a la sostenibilidad competitiva de las pymes es la misión de Sofiver, a la que queremos contribuir, en colaboración  con el resto del ecosistema. ¿Te sumas?

Volver al listado